Técnicas de buzoneo Buzoneo Tipos de buzoneo (I)

tipos de buzoneo-1

 

 

Por lo general, cuando pensamos en tipos de buzoneo, nuestra cabeza no suele ir mucho más allá de los clásicos folletos o catálogos que nos encontramos normalmente en nuestro buzón. La realidad es mucho más compleja, puesto que existen multitud de formatos que van mucho más allá del folleto.

 

 

Esta variedad se debe a que están considerados como tipos de buzoneo o tipos de publicidad directa todas aquellas entregas de material dirigidas a hogares, bien se trate de materiales entregados en el propio buzón o de otros formatos que se entregan directamente en la puerta.

Cuando hablamos de formatos de buzoneo, el límite está en la creatividad de la campaña, siendo posible encontrar ejemplos de folletos o materiales muy diferentes. Fuera del folleto, el catálogo o el flyer, los más comunes son el sampling o los stoppers, seguidos de otros con nombres más curiosos como el poming o incluso el felpuding.

Folletos, catálogos y flyers

Los folletos, catálogos o revistas y flyers son el estándar del buzoneo. Dentro de esta categoría podemos encontrar formatos de una sola hoja como los flyers, los dípticos, trípticos o cuadrípticos, o formatos de varias páginas como catálogos o revistas.

Sampling y bolsing

El sampling —también llamado bolsing cuando el producto se presenta embolsado y en la puerta del hogar— es un formato basado en la prueba de producto. El sampling puede entregarse tanto en el buzón como directamente en la puerta de casa. En los últimos años ha disminuido mucho el volumen de promociones de este tipo, favoreciendo la prueba de producto en punto de venta frente a la prueba en hogar. Incluso podemos ver campañas de buzoneo basadas en un flyer o folleto con un cupón para acudir al punto de venta a hacer la prueba gratuita, favoreciendo la venta cruzada o facilitando la comunicación al cliente de las prestaciones del producto.

Stoppers

El stopper es uno de los tipos de buzoneo más innovadores y llamativos. Recibe este nombre porque deriva de un formato que podemos encontrar en el punto de venta llamado de la misma manera: un elemento publicitario que sobresale de la balda o lugar en el que el producto se encuentra dispuesto y que persigue el objetivo de “parar” al cliente para que fije su atención. Cuando hablamos de buzoneo, el stopper se diferencia por tener una parte —por lo general en troquel— que sobresale por la ranura del buzón. Este elemento que sobresale suele incluir el mensaje principal de la campaña o una imagen llamativa que anime a descubrir más. Colocar un stopper es un trabajo que requiere mayor dedicación en tiempo que entregar un folleto, ya que el cartero debe asegurarse de su correcto posicionamiento al introducirlo en el buzón.

Folletos, catálogos, revistas, stoppers, flyers y sampling son solo algunos de los múltiples tipos de buzoneo que podemos encontrar en el universo de la publicidad directa. En próximas entregas continuaremos describiendo los diferentes formatos que podemos encontrar en nuestros buzones y domicilios.