Tendencias de buzoneo Buzoneo sostenible: reducir y reciclar

book-address-book-learning-learn-159751

 La industria del papel ha sido tradicionalmente una de las más criticadas desde el punto de vista de la sostenibilidad. Todos hemos oído en alguna ocasión comentarios sobre la tala masiva de árboles para satisfacer las necesidades de papel que generan la economía y, más concretamente, la publicidad. 

Esta es una concepción falsa, pues la realidad es más bien la contraria: la industria de la celulosa y el papel es una de las más sostenibles que existen. El buzoneo sostenible no solo es una posibilidad o un objetivo hacia el que apuntar, sino que ya es una realidad gracias al buzoneo inteligente.

La clave para poder considerar una industria como sostenible se basa en el pilar principal de la economía circular, acompañado de otros como la renovabilidad de las fuentes, la bioindustria, las bioeconomías, etc. En el caso de la industria papelera se dan todas estas situaciones: desde la optimización del proceso para el uso eficiente de agua y materias primas hasta el reciclaje, pasando por la gestión forestal sostenible, disciplina en la que la industria papelera es líder indiscutible.

¿Cómo llevar a cabo un buzoneo sostenible?

Es evidente que uno de los pilares de la sostenibilidad, especialmente desde el punto de vista ambiental, es el reciclaje. El concepto de renovabilidad se refiere específicamente a la capacidad de un material o materia prima de ser reutilizado una vez ha cumplido su función.

En la producción de papel, el reciclaje es uno de los conceptos más relevantes. En España se reciclan alrededor de 5 millones de toneladas de papel y cartón cada año, que suponen casi un 20% del total de los residuos generados.

Pero el reciclaje no lo es todo, ni es la única medida a tomar en favor de la sostenibilidad o para luchar contra el cambio climático y el impacto medioambiental de la industria. Aunque no es el caso de la industria del papel, que logra grandes ahorros de energía y de emisiones al producir papel reciclado frente a la producción con la madera como materia prima, hay ocasiones en las que el proceso de reciclaje puede consumir más energía o producir más desechos contaminantes.

Una de las medidas más relevantes y más eficaces a la hora de lograr el desarrollo sostenible es la de reducir el consumo. Aunque la reducción ha de aplicarse a cualquier industria, uno de los ejemplos más obvios es el que presenta la industria del plástico. En este tipo de industrias, el reciclaje depende en gran parte de la compra de los residuos por parte de terceros, o incluso en su venta a otros países en los que no se hace ningún tipo de seguimiento de su gestión. Estos son algunos de los motivos por los que la reducción debe ser una de las medidas en las que poner el foco, al mismo nivel que el reciclaje y la reutilización.

Prácticas como el buzoneo deben tener la sostenibilidad como base, por eso las cantidades a imprimir y repartir en buzones han de ser adecuadas a la demanda y a la conversión publicitaria. El buzoneo inteligente es por definición buzoneo sostenible, ya que aplica disciplinas como la inteligencia de negocio y el smart data para determinar qué cantidad de folletos deben entregarse en cada sector o área de población.

La sostenibilidad ya no es una opción, sino un modo de vida e incluso el modelo económico que debe imperar en las próximas décadas para que seamos capaces de conservar el planeta. Debemos reutilizar, reciclar, reducir y, por supuesto, elegir la publicidad sostenible.